Category

NETWORK MARKETING



LOS EMPRENDEDORES Y LOS MIEDOS

Adriana Méndez 

Cuentan que un día un peregrino se encontró con la Peste y le preguntó adónde iba:
– A Bagdad – le contestó ésta – a matar cinco mil personas.
Pasó una semana y cuando el peregrino se volvió a encontrar con la Peste que regresaba de su viaje la interpeló indignado:
– ¡Me dijiste que ibas a matar a cinco mil personas, y mataste a cincuenta mil!
– No – respondió la Peste. – Yo sólo maté a cinco mil, el resto se murió de miedo.

El miedo es una emoción que nos asalta, es una sensación de que algo pone en peligro nuestra vida psíquica o física. Como cualquier otra emoción, nos predispone de alguna forma o manera para la acción y sabemos que el miedo es una emoción que nos paraliza.


Este freno se materializa especialmente cuando tenemos que enfrentar cualquier cambio: Precisamente el miedo al cambio es la madre de todos los demás miedos.
Existen distintos tipos de miedos:
miedo al fracaso, al éxito, a lo desconocido, a la muerte, a hablar en público, a emprender un nuevo negocio, a la soledad, a equivocarse, al rechazo, a la pérdida de poder, a no llegar a fin de mes, en fin, y muchos más.
¿Cuando y cómo aparecen?
Con nuestras conversaciones, especialmente las internas, en forma de creencias que las vivimos como si fueran ciertas y muchas veces son sólo imaginarias y que nos limitan. Por eso es de suma importancia desafiar estas creencias que seguramente ya no son válidas en el presente. Podemos cambiar estas creencias limitantes por otras potenciadoras que nos sirvan más ahora.

¿Dónde se siente el miedo en el cuerpo?
Se manifiesta de distintas maneras: con palpitaciones, con respiración entrecortada, con el aumento del PH ácido del estómago, con el vocabulario que usamos, etc.
Los miedos siempre van a estar con nosotros, lo importante es saber que los podemos atravesar con los distintos recursos internos que todos disponemos.
Podemos elegir tanto paralizarnos por el temor o atravesarlo.

Como decía Nelson Mandela:
“No es valiente quien no tiene miedo, sino quien sabe conquistarlo”.

¿Que podemos hacer para conquistar el miedo?
1. Ante todo, aceptar que tenemos miedo. Sabemos que todos lo padecemos y a veces se cree erróneamente que es un síntoma de debilidad reconocerlo, todo lo contrario.

2. Identificar cuál es nuestro miedo. A veces no es fácil reconocerlo o no tenemos demasiada conciencia de ello. Para poder hacerlo veamos siempre la cara opuesta: nuestra motivación. Por ejemplo, si tenemos miedo a cambiar de empleo, veamos qué nos motiva a cambiar: progresar, elegir una empresa con más posibilidades de crecimiento, ganar más dinero, la motivación que sea. En pocas palabras, focalizarnos en nuestro objetivo.

3. Visualizar al miedo en forma de un objeto que nos guste o un lugar: una playa, etc. Les recuerdo que nuestro peor enemigo muchas veces somos nosotros mismos hasta somos capaces de imaginar cosas mucho peores que la realidad y que quizás nunca lleguen a ocurrir.

4. Respirar profundamente varias veces al día o antes de enfrentarse a alguna situación difícil.

5. Decirse palabras de apoyo.

6. Buscar ayuda si es necesario para poder ponerse en acción.

Virgil Thompson decía:
“Prueba algo que no hayas probado antes y hazlo por lo menos tres veces: una para sobreponerte al miedo, otra para averiguar cómo hacerlo y la tercera para ver si te gusta o no.”
 

Fuente: http://www.adrianamendezonline.com

¿QUÉ SIGNIFICA SER UN “PROFESIONAL DEL NETWORK MARKETING?

¿Cuál es la diferencia entre ser un profesional y un amateur en esta industria del Network Marketing?

Les pido que compartan su opinión. Para comenzar acá van algunos comentarios…

¿Cuántos de ustedes escucharon alguna vez de alguien que se convirtió en distribuidor para una compañía de Network Marketing y no logro el éxito que estaba buscando? ¡La mayoría de nosotros!

Fíjense en esto: yo no pregunte quienes de ustedes conocen a una persona que se haya convertido en Profesional del Network Marketing y no haya logrado el éxito que estaba buscando. ¡Ves! Existe una gran diferencia entre convertirse en un distribuidor y un profesional en el Network Marketing.

Los distribuidores son descartables. Los profesionales son permanentes.

Ahora voy a describir por que los “Distribuidores” son descartables.

¿Alguno de ustedes sabe lo que le pasa por la cabeza a una persona en el momento que decide convertirse en un típico distribuidor de Network Marketing? El dialogo interno en su cabeza es parecido a algo así:

“Mmmm, no sé si voy a encontrar a 3 o 4 o 5 personas que quieran hacer esto también. Si soy capaz de convencerlos de que hagan esto conmigo, eso sería más fácil y menos riesgoso, ¡quién sabe! Quizá tenga suerte y encuentre a 2 o 3 y ¡nunca más tenga que volver a trabajar!”

Esa es la razón más grande por la que los “Distribuidores” fracasan. Sus expectativas están tan pero tan lejos de la realidad, que nunca logran obtenerlas.

Si usáramos este pensamiento para cualquier otro negocio en el mundo, tendrías que estar loco para pensar que lograrías el éxito de esta manera. Pero por alguna razón, la gente continúa tratando y pensando sobre esta industria como si fuera un ticket de la lotería que si la pegan les va a salvar sus vidas.

El resultado es una triste historia que se repite día a día. Una persona se convierte en distribuidor (porque realmente creen que 1, 2, 3 o 4 amigos probablemente también se sumen). Le hablan a sus prospectos y encuentran normalmente rechazo, o que no están de acuerdo ni tampoco dispuestos a sumarse a su “negocito”. Pero, algunos encuentran a 1 persona que (también piensa que encontrará a 1, 2, 3 o 4 amigos que se sumen) decida también convertirse en un distribuidor. Pero este juego se termina cuando la primera persona sigue con su 2do, 3er, 4to, 5to prospecto y ninguno se suma. En el momento que esto sucede, abandonan y muchas veces esto ocurre en un efecto domino tan grande que la gente que se dio cuenta que realmente su “ticket de la lotería” es una mentira, terminan dejando la industria con el pensamiento: “Esto del Network Marketing no funciona, no sirve”.

Pero las cosas han cambiado mucho. No hay argumento real de que el network marketing no funcione. El último año la industria generó más de u$ 100 billones a nivel mundial y aproximadamente se encuentran 57 millones de personas involucradas en todo el mundo en más de 100 países.

Esto es una razón del porqué, en los últimos años, existe un montón de personas exitosas y prestigiosas que se dedicaban a otras actividades o profesiones y se están dando cuenta de que el Network Marketing es una profesión y no un “ticket de lotería que te va a salvar la vida” y que ellos pueden lograr una gran carrera en esta industria.

Entonces, si realmente decides convertirte en un profesional del Network Marketing, ¿qué habilidades tienes que desarrollar?

1. Cómo encontrar un sin fin de prospectos calificados.
2. Cómo invitarlos a ver la oportunidad.
3. Cómo presentarles la oportunidad de una manera efectiva.
4. Cómo apoyarlos en tomar una decisión positiva sobre tu oportunidad.
5. Cómo ayudarlos en comenzar correctamente y con la mentalidad adecuada.
6. Cómo enseñarles a hacer lo mismo que vos haces.
7. Cómo enseñarles a cómo enseñar a su gente a que hagan lo mismo

Estos son las habilidades básicas que te pueden llevar a lograr un ingreso residual de 6 cifras al año.

Si trabajas en estas habilidades y tomas la decisión de convertirte en un profesional, tienes un lugar asegurado por muchos años en esta gran industria!

Este texto fue traducido y los derechos pertenecen a su autor Eric Worre. 

Fuente: http://bottinelli.blogspot.com/

NO CONFUNDAS DISTRIBUIDOR CON VENDEDOR

Sergio Paulo Gómez 

Como toda actividad humana, el multinivel también tiene problemas y dificultades, ventajas y desventajas, días buenos y malos.

El multinivel es la oportunidad para pasar de empleado a empresario.

El multinivel es una mezcla de varias actividades empresariales: Negociante, Conferencista, Líder, Motivador, etc.

Vendedor: Es un empleado que tiene un salario fijo y además le dan pequeñas comisiones.

Distribuidor: Es un empresario que tiene un negocio propio, con ganancias de menudeo, mayoreo, regalías y bonos. Es independiente.

Vendedor: Consigue clientes para su patrón.

Distribuidor: Consigue clientes para él.

Vendedor: Como todo empleado, puede ser despedido.

Distribuidor: Un empresario puede dejar su negocio por voluntad propia, pero nunca por despido.

Vendedor: Sus jefes no le permiten ganar más que ellos. Sus ingresos son limitados.

Distribuidor: Un empresario tiene ganancias ilimitadas, nadie lo puede obstaculizar.

Vendedor: Necesita que te gusten las ventas. Ser empleado.

Distribuidor: Que te gusten los negocios. Ser empresario. El objetivo final del multinivel: Servir a muchos consumidores y crear riqueza.

Vendedor: Como empleado ni siquiera puedes pensar en un aumento de salario, mucho menos en hacerte rico.

Entonces, ¿Qué es mejor, ser distribuidor o vendedor? 

Fuente: http://marketingmoderno.com

¿CÓMO SOBREVIVIR EN UN MULTINIVEL Y NO MORIR EN EL INTENTO?

Sergio Lizarraga 

Hoy quiero que tomemos en cuenta un factor muy importante que todo profesional de redes de mercadeo debe aprender a superar.

Hablo del DESGASTE que se va produciendo a lo largo del tiempo en que usted está trabajando en su multinivel. En realidad, el desgaste también se expresa en muchas otras actividades, trabajos tradicionales y profesiones, pero en el network marketing se ve expresado en deserción y rotación de personas con mayor liviandad.

La deserción, motivada por un desgaste o agotamiento, por no tener resultados o por el fracaso, llevan a que muchos networkers abandonen su negocio o se cambien de multinivel. Las causas del desgaste son numerosas y complejas, especialmente cuando los distribuidores no conocen bien el proceso de desarrollo de un multinivel y las barreras que va a encontrar en el camino y cómo poder superarlas.

En muchos casos los nuevos distribuidores no reciben entrenamiento ni ayuda adecuada; porque su Upline también es muy nuevo y no conoce bien el negocio, porque su Upline es un líder muy débil o, porque su Upline puede estar muy ocupado para preocuparse por ellos.

Muchos networkers no logran un compromiso real con el multinivel que han decidido desarrollar, otros alcanzan las metas cortas que se han propuesto, como por ejemplo comprarse un televisor y luego se retiran; a algunas personas les falta energía y abandonan; otras personas son víctimas del desgaste organizacional, es decir, alcanzan niveles importantes y luego se retiran.

Pero, más que ahondar en los motivos del desgaste que hace que muchos distribuidores se retiren de sus compañías, hablemos de cómo solucionar o mermar el problema. Es necesario que usted sea un distribuidor o un networker profesional preparado para grandes batallas, y su mejor arma será la PERSEVERANCIA; revístase de ella todos los días y podrá superar todas las trampas del multinivel.

Sea PERSEVERANTE cuando no tenga el apoyo de su auspiciador: Usted es una persona autosuficiente y capaz de salir adelante con el apoyo de una multiplicidad de medios afines que le servirán de sustento mientras se afirma en su primer año. Busque apoyo en una línea más arriba de su Upline, si no la encuentra en su Upline. Nunca busque ayuda de otra línea distinta a la suya. Puede asesorarse con un director o un ejecutivo de su compañía, intercambiar ideas con otros distribuidores, buscar información en internet, audios, videos, manuales, etc.

Sea PERSEVERANTE cuando sus familiares lo rechacen: Todos sabemos que la primera lista que debemos hacer para contactar es la llamada “lista caliente” que incluye a sus familiares y amigos más cercanos, a los que usted debe presentarles su multinivel para asociarlos o para venderles algunos de sus productos. Lamentablemente, los novatos no son preparados para que este paso sea desarrollado eficazmente. Mi único consejo es que no contacte a su “lista caliente” si no está preparado 100% para ello, de lo contrario el rechazo puede que sea un motivo más de que usted abandone rápidamente su multinivel.

Sea PERSEVERANTE cuando tenga pocos asociados: Lo que hace que nuestro negocio sea rentable y nos genere mucho dinero es la asociación de nuevas personas bajo nuestra propia red. Si al cabo de 6 meses ese objetivo no se ha cumplido, comienza a martillarnos la idea de abandonar porque el multinivel no funciona. Déjeme decirle, por experiencia propia, que no es el multinivel el que no funciona, es usted que no ha hecho un trabajo eficiente. Revise su agenda diaria, ¿cuántas personas ha contactado semanalmente?, ¿ha contactado personas cualificadas?, ¿ha contactado, primeramente, a su lista caliente sin mayor experiencia? Si han pasado meses y no tiene resultados, cambie lo que está haciendo para NO tener resultados por algo que sí le de resultados. Cambie de estrategia no de multinivel. Esto más una sobredosis de PERSEVERANCIA le harán ganar nuevas fuerzas y volver a la batalla.

Con o sin apoyo, si usted es capaz de sobrevivir a su primer año de multinivel con el arma de la PERSEVERANCIA, podrá convertirse en un mentor que pueda aconsejar a otras personas por su cuenta. El aconsejar o apoyar a otros distribuidores es una de las características más reconfortantes de este modelo único de negocio.

Usted está en un multinivel para sí mismo, pero no está solo. 

Fuente: http://gdi.mforos.com

NO ME GUSTA VENDER

Luis Cordero 

Recibí la llamada de un buen amigo. Me informaba que oficialmente se cambiaba de un multinivel a otro. Guardamos una amistad con mucho respeto, plena de buenos recuerdos y camaradería, aunque en el multinivel en el que trabajamos alguna vez pertenecíamos a líneas totalmente diferentes. Entendimos entonces que trabajábamos bajo un mismo ideal, que nuestra compañía era la misma, y que la única manera de salir adelante era dejando atrás cualquier diferencia existente. Y que nuestros esfuerzos se complementaban.

Hoy él ha tomado un rumbo diferente, tal como yo lo tomé antes. Me comentó que lo había hecho porque su nueva compañía tenía nuevos y múltiples productos, que abarcan diferentes conceptos o ramas, que tenía muchos productos que ofrecer. Bien por él, por su decisión de hacer honor a su compromiso con su familia. Que tenga el mayor de los éxitos en su nuevo emprendimiento.

Sinembargo, me puso a pensar en algo que desde ya hace un buen tiempo me venía inquietando y que había estado buscando sus respuestas. Esto es, básicamente, la sensación que muchos tienen frente a un negocio de MLM o Network Marketing. Se manifiesta en forma de objeción: NO ME GUSTA VENDER. De paso, me siento identificado con esta postura.

Es una objeción muy válida, ya que los MLM se basan en la venta o distribución de bienes o servicios. Y esto lo he visto en diversos negocios. Inclusive en algunos, que tienen mucha trayectoria, de entrada se identifican con grupos dedicados a la venta. Y por lo tanto reclutan vendedores. Sus ganancias se obtienen una parte en la venta al menudeo y otro tanto en comisiones. Y como lo que la compañía busca es fomentar la venta de sus productos, los requerimientos de “consumo mensual” son altos, y van creciendo en la medida que se asciende en la carrera ejecutiva de la empresa.

Ahora, qué hacer frente a una objeción de este tipo. Empecé a pensar, y a apoyarme en experiencias de otras personas. Me topé con algo interesante: “A mí no me gusta vender. Prefiero consumir, y crear grupos de consumidores. Creo que es más fácil reponer un cliente si tienes 500, que reponer un vendedor si tienes 10. Si a ti te gusta vender, muy bien.¹”

Empecé a entender que no todas las empresas de MLM son para todos. Creo firmemente en la universalidad de las oportunidades. Y he visto que muchas personas se queman al tratar de desarrollarse como networkers usando un esquema de ventas. Así que, si las ventas no son de aceptación universal, ¿cómo ofrecer una oportunidad de crecimiento económico y personal que resulte atractiva y realizable? ¿Cómo ofrecer a todas las personas, inclusive a aquellas que no les gustan las ventas, una oportunidad que les abra la posibilidad de mejorar su salud y tener ingresos adicionales?

Afortunadamente apareció en mi vida una empresa que me dio soluciones prácticas a esta objeción. La tarea de los distribuidores no es la de vender los productos, es la de consumirlos y fomentar el consumo de ellos. Es la de crear una organización, una red de consumidores.

La práctica es muy simple: adquieres tus productos, los consumes, y luego, si así lo deseas, comentas lo bien que te sientes. Eso hace que otras personas se inclinen a consumir los productos que tanto bien te han hecho. Aunque esta argumentación es usada por muchas otras compañías, la parte real está en el concepto de consumo mensual que exige esta compañía. Nos dice: “Tu meta de consumo mínimo mensual es de 100 puntos, que equivalen a 4 o 5 productos. No importa si eres un distribuidor que recién empieza o tienes una posición ejecutiva, inclusive la más alta que es Presidente”. Y esa meta quita de la mente del distribuidor la preocupación, siempre creciente, de lograr cada mes su meta de consumo. Más aún cuando se va ascendiendo en la carrera ejecutiva: cada mes su meta se convierte en una carrera contra el tiempo para encontrar compradores de los productos con que se stockea.

De un solo golpe había encontrado respuesta a mi inquietud. No sólo no tenía que vender sino que mi meta mensual de consumo se reducía a 4 o 5 productos, algo así como el equivalente a US$160. Y esto es algo completamente manejable para la mayoría.

Desde ese momento el tema de la venta ya no forma parte de las objeciones a rebatir. Tengo mucho, y bueno, por compartir. Puedo sentir tranquilidad completa al saber que puedo acercarme a cualquier persona, que sus objeciones serán de cualquier otra índole. Mi propuesta es ahora universal porque va dirigida a todos. Sin excepción.

¹ http://teletrabajoenred.es

Fuente: http://soloensalud.blogspot.com/

Archivos