Single Blog Title

This is a single blog caption



 

 

John C. Maxwell

 

Hace unos pocos años, un mecánico argentino llamado Jorge Odón vió un video en YouTube que mostraba cómo extraer un corcho de una botella de vino insertando una bolsa de plástico, inflando para rodear el corcho y luego sacarlo. Él y un amigo lo probaron durante la cena. ¡Funcionó!

 

Para la mayoría de nosotros ese truco de salón sería bueno para reírnos. Pero Odón se despertó al día siguiente y se le prendió la lamparita. Él teorizó que el mismo método utilizado para la extracción de corchos de vino, podría aplicarse a la extracción de bebés con dificultades. Odón desarrolló un prototipo y lo compartió con un obstetra que le animó a seguir la investigación y el desarrollo. Hoy en día, el “dispositivo Odón” es considerado el desarrollo más revolucionario de la obstetricia en el siglo pasado, un salvavidas de bajo costo en los países en desarrollo y un medio para reducir los nacimientos por cesárea en los desarrollados.

 

La historia de Odón es un recordatorio de la importancia de la innovación. Si un mecánico sin antecedentes médicos puede transformar la obstetricia, entonces cada uno de nosotros es capaz de cambiar el mundo de alguna manera. Como líderes podemos animar a nuestros equipos a encontrar sus “odones” interiores estableciendo un entorno que valore y premie la innovación.

 

Consideremos cómo desafiar el statu quo, crear una cultura de creatividad y desarrollar un lugar de trabajo ágil y adaptable al cambio.

 

 

 

Para crear una cultura de la innovación

 

 

Crear modelos.

 

“La innovación distingue entre un líder y un seguidor”, dijo Steve Jobs. El tiene razón. Los líderes deben actuar con rapidez y decisión sobre las oportunidades. Sus decisiones deben reflejar dónde van sus negocios, no donde están hoy. Si desea ver la creatividad en su equipo, necesita demostrar una mentalidad de futuro.

 

 

Fomentar lo positivo del fracaso.

 

El fracaso es una parte crítica del éxito. Mis mejores ideas rara vez son las más nuevas, y mis primeros intentos en algo importante, suelen ser miserables. Pero eso no me impide intentarlo. Mi éxito ha sido el resultado de muchos intentos frustados que finalmente resultaron en un triunfo. Elogie la resolución creativa de problemas, incluso cuando el resultado final no es exactamente lo que usted esperaba.

 

 

Abrazar la opción de pensar.

 

Las personas creativas se sienten cómodas con el cambio y el riesgo. Las grandes ideas nacen de la incertidumbre. Quiero decir: mira a Odón. Su propia esposa al principio le dijo: ¡Estás loco! Pero los innovadores como Odón buscan opciones, no importa las dificultades que se presenten. Esas son las personas que quiero en mi equipo.

 

 

Insistir en la solución: “pensar”.

 

Casi nada me molesta más que una persona que se queja sin pensar en una solución. Entrené a mi gente hace mucho tiempo para traer tres soluciones para cada problema que identifican. Esto no sólo minimizó los problemas que se encuentran en mi escritorio, sino que también dio a los miembros del equipo la propiedad de enfrentar los desafíos.

 

 

Aprovechar el poder de las nuevas perspectivas.

 

Una de las mejores maneras de mantenerse innovador y flexible es aprovechar al máximo las perspectivas de los nuevos miembros del equipo. Mantenga los ojos atentos alrededor de usted y escuche las observaciones. Usted puede quedar sorprendido por lo mucho que traen a la mesa.

 

 

Celebrar las buenas ideas.

 

A menudo digo que una gran idea es simplemente la combinación de muchas buenas ideas. Eso quita a cualquier individuo la carga de tener la propuesta “perfecta”. Celebrar las buenas ideas, reconocer a las personas que traen adelante, y usted se encontrará con un suministro interminable de sugerencias de vanguardia.

 

***

 

Cuando me enteré de Jorge Odón, descubrí que su dispositivo de parto no era su primera invención, ya tenía ocho patentes mecánicas. Le dijo a los entrevistadores que con frecuencia se despierta con soluciones a los problemas que tenía en su mente antes de ir a la cama.

 

“El capital no es tan importante en los negocios”, dijo el industrial estadounidense Harvey Firestone. “La experiencia no es tan importante… Lo importante son las ideas. Si tienes ideas, tienes el activo principal que necesitas, y no hay ningún límite a lo que puedes hacer con tu negocio y tu vida “.

 

Si usted no tiene un “equipo preparado para pensar” en su organización, ahora puede ser el momento de considerar la contratación de uno. Si esto no ha sido un área de enfoque para usted, tengo buenas noticias: El pensamiento innovador es una habilidad que se puede aprender y desarrollar. Estoy seguro de que cuando usted invierte en grandes personas y grandes ideas, estos momentos creatividad se convertirán en una parte regular y rentable de su negocio.

 

Fuente: https://elprofejose.com

About Post Author

Dejar un comentario

− 1 = 3

Archivos