Day

Agosto 26, 2008



LAS DOS RAZONES POR LAS QUE SUS PROSPECTOS NO SE UNEN A SU NEGOCIO MULTINIVEL

Oscar Castillo 

Durante mis 5 años promocionando negocios multinivel (3 años haciéndolo fuera de línea y 2 años en internet) y después de haber prospectado a más de 5.000 personas para intentar persuadirlos a que ingresen a los negocios que promociono.

Me he encontrado que solo existen dos razones importantes por las que estos prospectos no se unen a un negocio multinivel.

Siempre encuentro cualquiera de las dos o ambas:

No 1: Ellos no están listos todavía.
No 2: Usted no es el líder que ellos están buscando.

Estas dos razones tienen una extensa lista subalterna de razones que las complementan, pero se puede decir que estas dos abarcan las razones principales por las que sus prospectos no se deciden a empezar con usted.

O su prospecto no está todavía listo o usted no es el líder con el que ellos desean trabajar durante un período de tiempo.

Vamos a profundizar en estas razones para entender de qué se trata:

No 1: Ellos no están listos todavía.

Posiblemente cuando su prospecto no está listo todavía, no significa que no podrá estar listo en un futuro. Sólo significa que no quiere avanzar o tomar acción en este momento.

Quizás ellos han comprado una de esas excusas más comunes y por eso proponen razones por las qué no deben, no pueden, o porque esto no trabajaría para ellos.

O quizás simplemente son indecisos, los cuales describen aproximadamente al 80% de las personas con las que usted habla. No tienen resolución, no toman decisiones, no se atreven a tomar la delantera.

Y usted no puede hacer nada sobre esto, comprenda que estas personas se condicionan de esta manera y se programan para nunca decidirse, porque sencillamente no lo quieren hacer, y por consiguiente, ellos siempre dicen que son felices con lo que tienen en ese momento.

Usted no puede sentir responsabilidad personal o sentirse mal o culpable porque ellos no son capaces de tomar la decisión de empezar, simplemente olvídese de esas personas y continúe con su negocio.

Quizás ellos todavía no están listos porque están preocupados con otros compromisos y para que agregar una cosa más a su plato, esto los puede hacer sentir más agobiados.

Este también podría ser el caso para muchas personas exitosas en multitareas que al poner presión sobre ellos tienen éxito en todas las áreas del negocio.

Muchas veces éstos son sus mejores potenciales compañeros de negocios, pero cuando ellos están verdaderamente listos para empezar, esté atento, porque su historia pasada de éxito se podrá repetir y se convertirán en líderes muy productivos de su equipo.

Otra razón del por qué sus prospectos no comienzan su negocio es porque ellos no son lo que yo llamo, “un pensador crítico.”

Un pensador crítico es alguien que después de mirar o escuchar la información de su negocio, ve la oportunidad inmediatamente. Y en su mente está corriendo a quién ellos conocen con los que podrían compartir esta información para comenzar un negocio.

Un pensador no crítico es aquel que dice cosas como, “Yo creo que nadie pagaría US $25 por una botella de jugo” o “Quién compraría esta información por US$500” o “nadie que conozco haría esto”.

Los pensadores no críticos son realmente los que están diciéndole a usted que ellos no podrían pagar por esto y si se proyectan hacia todos los que están a su alrededor piensan que nadie de su círculo lo desarrollaría e incluso podrían intentar convencerlos que su oportunidad no es buena.

Demasiado malo y también muy triste. Pero no se enfade. Simplemente agradézcale por su tiempo y muéstrele la puerta. Permítale saber que si alguna vez decide ponerse serio sobre cambiar su vida, que se sienta libre para volver a contactarse con usted.

Muchas veces, querrá que nunca vuelva, pero no se lo diga, no vale la pena decírselo.

También encontrará algunas veces que un prospecto avanza y toma acción comprando su oportunidad de negocio, pero nunca hacen nada para hacer crecerlo.

 Quizás nunca leerán la información, tomarán las píldoras, beberán el jugo o usarán el servicio, simplemente porque ellos no están listos para empezar actuar sobre esto.

Recuerde, el conocimiento no es poder. El conocimiento aplicado es el poder, pero si alguien conoce su oportunidad o tiene la información pero no actúa, de nuevo, es porque simplemente no está todavía listo. Nunca olvide, que nadie es necesario en su negocio.

Simplemente mantenga estas personas en su lista, dentro de su autorespondedor y quizás más adelante, ellos le preguntarán que deben hacer para avanzar.

Recuerde, que ellos deben decidir solos cuando estén listos y personalmente me he encontrado durante estos años que no existe nada más fuerte que el corazón de un voluntario.

No 2: Usted no es el líder que ellos están buscando.

Cuando digo “el líder”, esto también podría significar, “comerciante”, “anunciante”, “vendedor”, “proveedor de información” o “compañero comercial.”

No importa el título que usted le dé, simplemente van tan profundos como el primero.

Cuando estaba esforzándome en afiliar personas en los primeros dos años desarrollando negocios multinivel, un día comprendí que era lo que me estaba impidiendo conseguir que mis prospectos empezarán y después de una gran análisis encontré, ¡que era yo el que no estaba listo para estos negocios!

Mis dudas y miedos al éxito, fracaso, dirección y responsabilidad eran tan fuertes que rechacé personas buenas que podrían haberse unido si yo hubiese actuado diferente.

Mi estima era tan baja, (aunque creía que me tenía mucha confianza para desarrollar estos negocios), porque creía que mi ego estaba muy alto. En otras palabras, deseaba tener el negocio, el producto y la oportunidad. Pero, realmente no estaba convencido que esto funcionaría. Por eso fue muy difícil lograr resultados y a eso se debió los fracasos que obtuve con mi primer negocio.

Realmente he encontrado la razón más grande por qué las personas no lo perciben como el líder que ellos están buscando, esto no se debe a que su multinivel no sea tan bueno, porque ellos lo ven como usted lo ve y con cualquier duda, miedo, incertidumbre o estima baja, sus prospectos por ningún motivo lo comprarán, cuándo usted ni siquiera es capaz de venderse a sí mismo.

Esta es la gran pieza del enigma. ¡Usted tiene que sentirse muy bien consigo mismo para que otros también sientan igual!

Cuando usted tiene esta pieza en su mente y la autonomía emocional, otros se darán cuenta de su propia estima y de su sólida creencia, le aseguro que querrán ser parte del negocio multinivel en el que usted se encuentre.

La clave es que mientras usted trabaje en su negocio, también debe trabajar sobre usted mismo. A veces mucho más que en su negocio.

Por eso debe leer libros, ver video-seminarios, asistir a programas de mentores y seguir en constante capacitación. Todas estas cosas le ayudarán a desarrollar su mente, su sistema de creencia y su factor de atracción.

Y si usted es pretensioso, busque la forma de trabajar conjuntamente con mentores y líderes que ya tienen lo que usted quiere, y de esa forma logre convertirse en ese líder que otros desean seguir.

Fuente: http://www.munmi.com

TODO EL MUNDO TIENE UN GENIO ADENTRO AL QUE PROBABLEMENTE NI CONOCE NI RECONOCE

Esto dice Michael Gelb.

Este hombre, nombrado ‘Cerebro del año’ en 1999 y quien considera que cada uno tiene un potencial por explotar, será conferencista en Expogestión 2008.

Asegura que muchos pasan la vida sin saber todo lo que son capaces de lograr.

“Genio es alguien que cambia al mundo entero, que hace algo positivo que transforma la vida, y los hay en todos los niveles: Leonardo da Vinci revolucionó el arte en todas las formas, Edison cambió el mundo con el fonógrafo y los genios de hoy pueden mejorar las realidades de sus compañías”, afirma Gelb.

Cuando se le pregunta qué se siente haber sido nombrado ‘Cerebro del año’ en 1999 por el Brain Trust Charity, responde que es una experiencia maravillosa hacer que la gente tome conciencia de lo que puede hacer con su cerebro y su potencial.

El experto en pensamiento empresarial y creativo dice que la palabra genio viene del griego geniere, que significa darle fuerza a algo.

A lo que añade que aunque cada quien tiene su potencial, los padres, el sistema educativo y las compañías son las que ayudan a desarrollarlo.

Él asegura que lo hace a través de sus libros, entre los que se cuentan Cómo pensar como Leonardo da Vinci y Piense como un genio, y sus conferencias.

Por eso, este psicólogo y filósofo se dio a la tarea de entender el proceso creativo de varios personajes que marcaron la historia de la humanidad. “Tenían que haber revolucionado la forma de ver el mundo y contar con influencia universal. Colón, por ejemplo, enseña la persistencia absoluta, Elizabeth I es aliada en la consulta de empresas por su equilibrio en el uso de poder y Einstein, modelo para solucionar problemas.

“Leonardo es una persona de todos los tiempos que representa el potencial humano”, sostiene.

Para Gelb, en este último caso, hay siete pasos que permiten definir la genialidad de da Vinci y esos son los que una persona que se cree común y corriente debería poner en práctica para desarrollar su potencial.

Por ejemplo, tener pensamiento independiente, tener aguzada la percepción sensorial , estar abierto al cambio, tener un balance entre arte y ciencia en los dos hemisferios del cerebro, y entre cuerpo y mente para mejorar la energía; contar con una visión holística, y ver todo como un sistema con diferentes conexiones.

Balance cuerpo-mente

Pero en uno de los puntos en los que Gelb hace énfasis es en la importancia del equilibrio cuerpo-mente, tal y como se concibe en las culturas orientales, con la práctica de chi kung, meditación, yoga, artes marciales, tai-chi.

Y no es gratuita la recomendación, pues el psicólogo es cinturón negro en Aikido y, precisamente, dice que ese conocimiento le ha llevado a desarrollar el pensamiento estratégico.

“La gente de negocios debe saber mantener ese balance, de lo contrario, lo único que logra es estresarse”, recomienda. “Hay que explotar al máximo el potencial y ser un poco genial para vivir una vida feliz y balanceada en el mundo de hoy”.

Ni tanto ni tan poco 

Pero, según dice Gelb en el libro sobre da Vinci, desafortunadamente las personas tienden a polarizarse según sus estilos hemisféricos.

“Los que tienen predominio del izquierdo trabajan en el departamento de finanzas de una compañía y se reúnen al lado del café, mirando por encima del hombro a los que trabajan con el derecho, porque piensan que ellos son soñadores y viven con la cabeza en las nubes.

En cambio, estos últimos, se reúnen al lado del agua fría y piensan en las estrechas mentes de los ‘contadores’.

Lo cierto es que para el caso, a su juicio, los mejores administradores son los que logran balancear el análisis, la intuición, la seriedad, el juego, la planeación y la improvisación.

Siete principios de Da Vinci, según Gelb

Estos son de acuerdo con el libro Cómo pensar como Leonardo da Vinci:

Curiositá. La actitud de acercarse a la vida con una curiosidad insaciable, la búsqueda continua del aprendizaje.

Dimostrazione. El compromiso de poner a prueba el conocimiento, a través de la experiencia, la persistencia y la disposición a aprender de los errores.

Sensazione. El continuo refinamiento de los sentidos, especialmente de la vista, como medio para animar la experiencia.

Sfumato. ( esfumarse). La voluntad de aceptar la ambigüedad, la paradoja y la incertidumbre.

Arte/Scienza. El desarrollo del equilibrio entre la ciencia y el arte, la lógica y la imaginación. Pensar con todo el cerebro.

Corporalita. El cultivo de la gracia, la ambidestreza, la condición física y el porte.

Connessione. El reconocimiento de la interconexión de todas las cosas.

El ideal: genialidad e innovación

La genialidad está ligada a la innovación, según Michael Gelb, quien define esta última como la creación de un nuevo valor para el consumidor en el mercado.

“Ejemplos hay varios y marcas muchas: con el iPhone, se le dio valor a una tecnología existente; las subastas por eBay tienen un valor agregado y los computadores Dell, pueden ser como otros, pero son más accesibles y los mandan a la casa”.

Para lograr resultados, el experto enfatiza en que hay que hacer desde un compromiso con la empresa hasta poner en práctica pequeños pasos que permitan continuar con el proceso.

Precisamente cita su libro ‘Innovando como Edison’, en que esboza cinco competencias claves que hay que tener.

Por ejemplo, estado mental para solucionar problemas, pensamiento caleidoscópico, pensamiento creativo y compromiso de todo el espectro (balance entre foco-relajación, estar serio y sonreír).

También es necesario el mastermind o colaboración de todo el equipo de trabajo para lograr resultados extraordinarios y supercreación de valor, para poder enfrentar a la competencia.

Inteligencia

El ambiente también tiene que ver con el desarrollo de la genialidad y de la creatividad. Para Gelb, es claro que no son tan buenos los resultados de un empleado que trabaja en espacios aislados, mirando solo la pantalla del computador.

Lo peor es que la mayoría de la gente ha crecido con la idea del tradicional cociente intelectual, que hoy parece estar revaluado desde muchos aspectos. 

Fuente: http://www.portafolio.com.co

Archivos