Year

2010



¿POR QUÉ LO HACES?

Gabriel Sandler

¿Por qué te aferras a supuestos que ya resultan obsoletos? Déjalos de lado y libera tu mente para que pueda llenarse de percepciones y pensamientos más valiosos y efectivos.

¿Por qué te pierdes tantas cosas en la vida, intentando mantener esa sensación de comodidad y seguridad? La verdadera seguridad proviene de estar dispuesto y deseoso de aceptar y lidiar con todos los altibajos a medida que se presenten en tu vida.

¿Por qué permites que tus miedos te impidan vivir la vida rica y plena que estás destinado a vivir? Da un paso atrás, observa esos miedos, permíteles enseñarte y prepararte, y luego avanza confiadamente.

¿Por qué permites que el más pequeño de los contratiempos te mantenga deprimido por tanto tiempo? Aprende a ver la oportunidad en todo lo que sucede.

¿Por qué pones tantas y tan pesadas condiciones a tu propia felicidad? Descubre que ella es un potente estado que puedes elegir, no importa lo que suceda.

¿Por qué te quedas ahí sentado por tanto tiempo, preguntándote qué hacer? Tus más preciados sueños están listos, ahora mismo, para ser vividos.

Fuente: http://www.motivaciondiaria.com

EL HÁBITO PUEDE MÁS QUE LA DISCIPLINA

David Fischman

La disciplina nos ayuda a cambiar conscientemente, a ceñirnos a nuestros ideales y aspiraciones haciendo esfuerzos y sacrificios. Los hábitos nos ayudan a perpetuar los cambios, de forma inconsciente y sin esfuerzo. El secreto es usar un mínimo de disciplina para crear un nuevo hábito que maximice el cambio.

Para cambiar conductas se requiere mucha disciplina y perseverancia. Similarmente, para subir a otro piso de un edificio requerimos hacer el esfuerzo de subir las escaleras. Todo cambio es cuesta arriba y requiere esfuerzo. El problema es que muchos nos olvidamos que existe el ascensor, es decir los hábitos. Los hábitos perpetúan los cambios de forma inconsciente y sin esfuerzo.

Por ejemplo, cuando usted se levanta, no piensa cuál será la hora de cepillarse, ni en dónde está su cepillo de dientes, ni cómo usarlo: lo hace automáticamente porque ya es un hábito. Según los autores Jim Loehr y Tony Schwartz[1], la creación de hábitos o rituales, como ellos los denominan, nos ahorran energía y son fundamentales para lograr la mejora personal.

En una investigación privaron de comida a los participantes por varias horas, luego les pusieron dos platos de comida: uno con apetitosas galletas de chocolate y otro con verduras. A un grupo se le permitió comer las galletas hasta saciar su apetito, al otro grupo se le pidió que no comiera las galletas y que use su disciplina para comer solo verduras. Luego, les dieron ejercicios matemáticos de mucha dificultad a los participantes de ambos grupos. El grupo que se restringió de comer galletas mostró menos perseverancia y disciplina en los ejercicios que el grupo que comió todo lo que quiso. Este tipo de investigaciones se han replicado varias veces, confirmando que el grupo que usó su disciplina al inicio para restringirse de comer las galletas, tenía mayor dificultad afrontando nuevos retos de disciplina. La conclusión a la que llegaron los investigadores es que contamos con una cantidad limitada de disciplina, que una vez gastada, restringe nuestra conducta.

Los rituales en cambio, nos ahorran energía. Una vez que logramos instalarlos en nuestras conductas, se perpetúan en el tiempo y no usan disciplina. ¿Cómo crear rituales de forma efectiva? Según los autores, es vital definir la hora y el lugar donde haremos el ritual y no cambiarlo. En un estudio se le pidió a dos grupos de mujeres que realizaran un auto examen de mamas durante el siguiente mes. A uno de los grupos se les indicó que se comprometan a fijar la hora y el lugar donde se harían el examen y al otro grupo no. El 100% de las mujeres a la que se les indicó la hora y el lugar se hicieron el examen, en cambio solo el 53% del otro grupo se lo hizo. Otro aspecto que se ha estudiado es que uno debe crear rituales incrementales. Si queremos hacer ejercicio, no empecemos con 2 horas diarias de pesas y aeróbicos, mas bien tres veces por semana media hora. Una vez que se ha incorporado el ritual en nuestras conductas podemos incrementar la dificultad.

Si usted quiere cambiar, instale rituales que lo ayuden. Por ejemplo, el profesor Tal Ben Shahar de Psicología Positiva menciona que pasaba poco tiempo con su esposa y sentía un desbalance. Él decidió instalar un ritual semanal con su mujer. A una hora determinada, en un día determinado, Shahar sale con su esposa, comparte y profundiza su relación. Cada salida es diferente, tiene variedad, pero siempre sale a la misma hora. Personalmente tengo muchos rituales instalados que me ayudan a mejorar: tengo un ritual deportivo, nutricional, de meditación, de escritura de libros, entre otros.

Defina qué quiere cambiar en su vida y cómo empujar una piedra cuesta arriba en una montaña, y trabaje para lograrlo con disciplina. Una vez que llegue a la cima, cree hábitos y deje que la piedra se deslice al otro lado, a toda velocidad y sin esfuerzo.

________________________________________

[1] The power of full engagement: Managing energy, not time, is the key to high performance and personal renewal, Jim Loehr and Tony Schwartz

Fuente: http://www.davidfischman.com

DECRETOS LEY DE LA ATRACCION

¿Cómo estás hoy?

Te regalo estos 12 decretos de prosperidad para que juegues con ellos: puedes decorar tu casa haciendo carteles con ellos, puedes escribirlos en tu cuaderno especial, puedes repetirlos a diario en el espejo, etc. Cualquier estrategia que uses será efectiva siempre y cuando lo hagas con disciplina y disfrute :)

¡Aquí van, disfrútalos!

1. Decreto para mí y para los míos toda la prosperidad del universo

2. Gracias Dios (o universo) por colmar mi vida de prosperidad y abundancia

3. Estoy en proceso de manifestar prosperidad y abundancia plenas en mi vida

4. La prosperidad es la perfecta expresión de mi ser

5. Elijo vivir una vida próspera y abundante en todos los sentidos

6. Puedo ver prosperidad en cada espacio de mi vida y en cada rincón de mi mundo

7. La prosperidad es mi derecho de nacimiento

8. Vivo prosperidad, respiro prosperidad, soy prosperidad

9. Yo soy una persona merecedora de toda la prosperidad del universo

10. La prosperidad nace dentro de mí y se expande hacia todo mi mundo

11. Mi mundo es próspero y abundante

12. Celebro con amor cada manifestación de prosperidad en mi vida

Fuente: http://esteticayterapiaslucia.blogspot.com

¡SIGUE INTENTÁNDOLO!

¿No ha sido considerado para una promoción o un trabajo?, no se desaliente. Considere lo siguiente:

A Michael Jordan lo sacaron del equipo de básquetbol de la secundaria.

Luego de su primera prueba en la pantalla, Fred Astaire recibió la siguiente evaluación de un ejecutivo de MGM: No puede actuar. Un poco calvo. Puede bailar un poco.

Un experto de fútbol americano dijo del exitoso entrenador, Vince Lombardi: Posee un mínimo conocimiento de fútbol. Falta motivación.

En las pruebas de audiencia ante de salir a pantalla, Seinfeld recibió evaluaciones bajas a causa de su trama y personajes principales.

A Walt Disney lo despidieron de un diario por falta de ideas. Más tarde cayó varias veces en bancarrota antes de construir Disneylandia.

Al joven Burt Reynolds le dijeron que no sabía actuar. A su amigo, Clint Eastwood, le dijeron que nunca aparecería en películas porque la nuez en su cuello era demasiado grande.

Ciertamente usted puede aprender del rechazo y la desilusión. Puede descubrir debilidades que necesita reforzar para alcanzar su máximo potencial. O la persona que lo evalúa puede estar rotundamente equivocada. Deje que el rechazo abastezca su determinación. Y guarde todas esas cartas y reportes negativos. Algún día, podría querer encuadrarlos.

No hay error en dejar de intentar.

Juan 14:1   No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios cree también en mí.

Fuente: http://www.renuevodeplenitud.com

ATREVERSE A DECIDIR

Fernando Sánchez-Arias

Para reflexionar sobre la necesidad de contar con el coraje para tomar las decisiones.

“De nada sirve una visión sin decisión y acción”
-Takumi.

Esta frase de apertura de esta entrega sobre el primero de los 13 Saltos para el Liderazgo Personal y Profesional, que estaremos compartiendo con nuestros lectores de El Universal, nos mueve a reflexionar sobre la necesidad de contar con el coraje para tomar las decisiones y llevar a cabo las acciones estratégicas y tácticas necesarias para alcanzar nuestros objetivos y convertir nuestra visión en realidad.

Charles H. Kepner y Benjamín B. Tregoe, en su obra “El Nuevo Gerente Racional”, plantea una de las mejores estructuras para tomar decisiones, que adaptándose a los espacios en los cuales vayamos a tomar decisiones, nos permite afinar la mirada, aprovechar la emoción y asegurar la acción. El modelo, que he extraído de la página www.12manage.com, consta de ocho pasos:

  1. Elabore una declaración de la decisión que contenga ambos componentes: la acción y el resultado esperado.
  2. Establezca los requisitos estratégicos (obligados a obtener), los objetivos operacionales (deseos), y las restricciones (los límites).
  3. Alinee los objetivos y asigne los pesos relativos.
  4. Genere las alternativas.
  5. Asigne un puntaje relativo para cada alternativa sobre la base de objetivo por objetivo.
  6. Calcule un puntaje ponderado para cada alternativa e identifique los dos o tres de mayor puntaje.
  7. Enumere las consecuencias adversas de cada alternativa con alto puntaje y evalúe la probabilidad (alta, media o baja) y la severidad (alta, media o baja).
  8. Haga una elección final, sólo entre las alternativas de mayor puntaje.

Particularmente he visto cómo estos pasos ayudan a tomar mejores decisiones personales y organizacionales. No son la panacea, pero facilitan el análisis de las situaciones críticas que enfrentamos en tiempos de crisis y cambios inesperados como los actuales.

Fuente: http://www.liderazgoymercadeo.com

1 2 3 74

Archivos