Day

Enero 3, 2009



SI SABE LO QUE QUIERE, LO CONSEGUIRÁ

Napoleón Hill 

No es necesario ser adivino para predecir el futuro de una persona. Sólo hace falta preguntarle cuál es su meta en la vida y qué ha pensado hacer para alcanzarla.

Si le hacemos esta pregunta a cien personas, noventa y ocho contestarán algo parecido a esto: “Quisiera tener una buena vida y llegar a triunfar en lo que me proponga”.

La respuesta suena bien, pero si profundizamos un poco nos daremos cuenta de que esta persona nunca obtendrá nada de la vida excepto las sobras de la gente que realmente ha triunfado, es decir, de aquellos que tienen un objetivo definido y una estrategia para alcanzarlo.

Si quiere tener éxito, debe decidir ahora mismo cuál es su objetivo y los pasos que tiene que seguir para conseguirlo.

Hace años trabajé con un hombre llamado Stuart Austin Wier, de Dallas. Era colaborador de una revista que yo editaba, y él apenas conseguía sobrevivir. Tal vez hubiera seguido siendo un pobre escritor de no haber sido porque cierta historia que redactó sobre un inventor le inspiró de repente a cambiar de vida.

Para sorpresa de los que lo conocían, anunció que dejaba el periodismo y que volvía a la universidad para estudiar derecho. No iba a ser uno más sino…el mejor abogado de propiedad industrial del país. Llevó su plan a la práctica con tanto fervor que terminó los estudios en un tiempo récord.

Cuando empezó a ejercer aceptaba los casos más difíciles. Pronto su reputación se extendió por todo el país y sus servicios tenían tanta demanda que, aunque sus honorarios alcanzaban niveles astronómicos, se vio obligado a rechazar más clientes de los que aceptaba.

La persona que actúa con un propósito y un plan determinado atrae las oportunidades.

¿Cómo le puede dar algo la vida si no sabe lo que espera de ella?

¿Cómo le pueden ayudar otros a triunfar si usted mismo no ha decidido cómo lograrlo?

Sólo con claridad de objetivos se pueden llegar a superar los fracasos y las dificultades que se crucen en su camino.

Uno de los pioneros en montar cadenas de tiendas en Estados Unidos fue Lee Maranz, un hombre que sabía lo que quería y cómo conseguirlo. Maranz, que era ingeniero mecánico, inventó una máquina automática de helados. Imaginó una cadena de tiendas de helados de costa a costa y diseñó un plan para hacer su sueño realidad.

Él, como otros muchos, construyó su propio éxito ayudando a otros a triunfar. Ayudó a mucha gente a abrir sus propias tiendas de helados. Él les proporcionaba los planos de la construcción y el diseño de la tienda, una idea revolucionaria para la época.

Les vendía la máquina de helados a precio de coste y él ganaba con la venta de la mezcla para el helado. ¿El resultado? La apertura de la cadena de tiendas que Maranz había decidido abrir por todo el país.

Él dijo…Si realmente crees en ti mismo, en lo que estás haciendo y en lo que quieres hacer, puedes vencer cualquier adversidad. Si quiere triunfar, deje de ir a la deriva. Elija una meta. Escríbala. Grábela en su memoria. Decida exactamente cómo piensa alcanzarla y empiece inmediatamente a poner en práctica su plan.

Usted construye su futuro. Decida ahora cuál va a ser. 

Fuente: http://www.empresariousa.com

RIQUEZA PARA TODOS

Robert Kiyosaki

“La Escuela de Negocios” 

En mi opinión, esta nueva forma de negocios, el negocio del mercadeo en red, es una revolución simplemente porque por primera vez en la historia es posible que cualquier persona y todas las personas compartan la riqueza que hasta ahora se había reservado para unos cuantos elegidos o para las personas con suerte. Estoy consciente de la controversia acerca de esta nueva forma de negocio y de que ha existido gente codiciosa y en ocasiones estafadora con intenciones de ganar dinero fácil mediante este tipo de negocios. No obstante, si ve esta nueva forma de negocios desde otra perspectiva, se dará cuenta de que es un sistema socialmente muy responsable para compartir la riqueza. Un negocio de mercadeo en red no es bueno para gente codiciosa. Por la manera en que está diseñado, es el negocio perfecto para personas que gustan de ayudar a los demás. Por decirlo de otro modo, la única forma en la que funciona un negocio de mercadeo en red es ayudar a alguien más a hacerse rico mientras usted también lo logra. Para mí eso es revolucionario, como lo fueron Thomas Edison y Henry Ford en su época.

Sé que la mayoría de la gente es generosa. Tampoco estoy condenando la codicia, ya que un poco de ésta y un poco de interés personal siempre son saludables. Cuando se vuelven excesivos es cuando la mayoría de nosotros protestamos o movemos la cabeza en señal de disgusto. Ya que mucha gente es generosa y quiere ayudar a sus semejantes, esta nueva forma de sistemas de negocios en red da a más gente el poder para ayudar a más gente. Aunque este sistema de negocios no es para todos, si usted es una persona que realmente quiere ayudar a que la mayor cantidad de gente posible alcance sus metas financieras y sueños, entonces el negocio de mercadeo en red es algo que debe considerar. 

Fuente: http://www.biendefamilia.com

LA INFLUENCIA DE JONATHAN EDWARDS

John C. Maxwell

“Los 21 minutos más poderosos en el día de un líder” 

Si usted tiene una familia, quiero alentarle a ponerla en primer lugar en su liderazgo. No hay legado comparable con la influencia positiva que un líder ejerce sobre su familia.

Un ejemplo maravilloso de este tipo de influencia lo vemos en los primeros años de la historia de los Estados Unidos. Jonathan Edwards, famoso predicador del siglo dieciocho, y su esposa, Sara, dejaron un legado increíble basado en su influencia. Entre sus descendientes se cuentan:

– Trece presidentes de universidades

– Sesenta y cinco profesores universitarios

– Cien abogados, incluyendo el decano de una facultad de derecho

– Treinta jueces

– Sesenta y seis médicos, incluyendo el decano de una escuela de medicina

– Ochenta funcionarios públicos en cargos de influencia, entre ellos: tres senadores federales, tres alcaldes de ciudades importantes, tres gobernadores, un vicepresidente de los Estados Unidos y un director del Tesoro de los Estados Unidos.

Si quiere impactar su comunidad, su país o su mundo, el punto de partida es su hogar. 

Fuente: http://www.renuevodeplenitud.com

Archivos