Day

Agosto 22, 2008



RIESGOS QUE CONSTRUYEN

Augusto Cury

“Nunca renuncies a tus Sueños” 

El que quiera realizar sus sueños no debe esperar caminos sin obstáculos, victorias sin accidentes. A los veintiocho años, Jack Welch, ex presidente de General Electric y uno de los ejecutivos más soñadores y brillantes del mundo empresarial, al intentar desarrollar un nuevo producto causó la explosión de una fábrica.

El joven Jack podría haber bloqueado su inteligencia, su osadía. Confesó que sentía zozobra y ansiedad. Fue un desastre. Sin embargo, no renunció. Corrió nuevos riesgos para alcanzar su meta.

Si hubiera renunciado, tal vez su empresa no habría producido un tipo de plástico que le rindió más de mil millones de dólares desde su lanzamiento.Después de la derrota explosiva llegó el éxito lento y consistente.

La Disney Animation ha producido éxitos memorables, como El rey León y 101 dálmatas. Pero también un enorme fracaso, corno la película El caldero mágico. Su director de animación, Peter Schneider, comentó que su único consuelo era que no lograría producir nada peor.

Los errores, los fracasos, las incomprensiones representaran lecciones únicas para aquellos que lucharon por sus sueños. Los verdaderos líderes -como los padres, educadores, ejecutivos- deben animar al que fracasa de manera tal, que extraiga sabiduría de sus experiencias dolorosas en vez de cultivar la culpa.

Equivocarse constituye una etapa de la invención; los fracasos son escalones de la creación. Por eso, la cultura de las pruebas y los exámenes que se aplica en las escuelas de todo el mundo está equivocada. El que acierta, obtiene notas altas, y el que yerra es castigado con notas bajas. Esta política falta el respeto a la riquísima pedagogía de ensayo y error que nos ha aportado las grandes conquistas de la historia.

Si el que se equivoca es castigado, el castigo queda registrado con intensidad en el centro de la memoria, a través del fenómeno RAM (Registro Automático de la Memoria), obstruyendo la osadía y la inventiva.

En cambio, si el que se equivoca es valorado y estimulado, logra ampliar los horizontes de la reflexión, incorporar nuevas experiencias y rehacer caminos.

Recordemos que uno se cae muchas veces hasta que aprende a caminar. El que se equivoca tiene oportunidad de soñar con las conquistas, tiene ocasión de aprender y disfrutar más de la victoria. Éste es uno de los fundamentos de la inteligencia multifocal. Por el contrario, el miedo a equivocarse forja un “yo” sumiso, tímido e inseguro.

Para Miles Davis, un gran nombre del jazz, que tocó en famosas orquestas y con los All Stars (una especie de grupo ideal del jazz), no se debe temer a los errores, pues éstos no existen. Todo depende de cómo se los afronta.

Este músico entendió un fenómeno psicológico que el sistema educativo se resiste a comprender desde hace siglos. Y, para demostrar que Miles Davis tenía razón, daré algunos ejemplos que tal vez te sorprendan.

Fleming descubrió la penicilina gracias a un hongo que contaminó una placa de cultivo que había dejado sin protección en el laboratorio. Acertó al equivocarse. Un error lo llevó al hallazgo de la penicilina, que ha salvado a millones de personas de la muerte y de dolores insoportables.

Röntgen descubrió los rayos X por un descuido en la manipulación de una placa fotográfica.

Einstein tuvo que recuperar de la basura algunos fragmentos de las ecuaciones que lo llevaron a la teoría de la relatividad.

Simon Campbell se equivocó al no lograr un nuevo medicamento para desobstruir arterias en casos de angina de pecho, pero descubrió el Viagra.

Muchos grandes descubrimientos sé basan en graves fracasos; muchos grandes fracasos se deben a sueños de superación. Realizar los sueños implica riesgos; los riesgos implican elecciones; las elecciones implican errores.

El que sueña no encuentra caminos sin obstáculos, lucidez sin perturbaciones, alegrías sin aflicción. Pero vuela más alto, llega más lejos. Toda persona, desde la infancia hasta el último estadio de su vida, necesita soñar. 

Fuente: http://www.eresuniversitario.com

¿QUÉ NO ES EL NETWORK MARKETING?

Oscar Castillo 

  • ¡No es un PROGRAMA de INVERSIÓN! Usted debe entender que compró una oportunidad de negocio, y no un negocio donde usted se sienta y no hace nada. Esto no es un grupo de inversión o fondos mutuos de inversión o una cuenta de ahorro a término fijo o variable. Sencillamente porque el dinero no crece solo por convertirse en distribuidor. Incluso, que usted invierta no significa necesariamente que ganará más dinero.
  • ¡No es un SISTEMA de HÁGASE RICO RÁPIDAMENTE! Usted debe entender que aquellos que forman una gran red en un tiempo record son personas que tienen experiencia, una confianza construida y los contactos necesarios para lograrlo. ¿Usted tiene lo que ellos tienen? Lo más seguro es que no. Por eso primero debe pagar el precio igual como esas personas lo han pagado.
  • ¡No es totalmente un PROGRAMA de VENTAS! Usted debe entender que así le guste vender o sea un vendedor profesional, esto no le asegura que va a tener éxito en el multinivel. Esto no es solo ventas. Si usted quiere tener éxito debe crear una gran red de distribuidores.
  • ¡No es JUEGO de SILLAS MUSICALES! Usted debe entender que no se consigue el éxito por solo lograr inscribirse de primero y patrocinar a unas cuantas personas y esperar que la red crezca sola. Usted tiene que esforzarse constantemente para que su red siga creciendo. Recuerde que si un downline trabaja más duro, ellos ganarán en el futuro más que su upline.
  • ¡No es un TRABAJO de 9-5! Usted debe entender que las personas que tienen un trabajo de 9-5 siempre consiguen un sueldo fijo sin importar incluso que no hagan nada. Pero en el Network Marketing si usted quiere CONSEGUIR tiene que DAR. Si usted definitivamente no trabaja de forma inteligente es difícil que logre resultados en esta industria.
  • ¡No es una MÁQUINA de DUPLICACION! Usted debe entender que en el Network Marketing no es necesario la uniformidad y la misma dirección de pensamiento, sencillamente porque TODOS somos DIFERENTES. Cada persona debe ser libre de crear su propio sistema para reclutar distribuidores. Pero si es importante que los “nuevos” conozcan los errores que han cometido otros para evitar perder tiempo reinventando TODA la rueda.
  • ¡No es una CARRERA de 100 METROS! Usted debe entender que es una maratón. Para construir un negocio exitoso se necesita que pase un buen período de tiempo. No podemos esperar ganar en una semana miles de dólares. Recuerde que la calidad del trabajo es la que cuenta, no la cantidad. Si usted hace lo anterior y entiende que se requiere de tiempo para ver resultados, este seguro que va por el camino correcto.
  • ¡No es DEFINITIVAMENTE una RELIGIÓN! Usted debe entender que a muchos de sus amigos no les interesara su negocio y debe aprender a respetar sus decisiones. Nunca se lo tome de forma personal porque perderá a muchos verdaderos amigos. Recuerde que si ellos no entran en SU MLM o se unen a otros, esto NO significa que ellos sean sus enemigos o que sean unos perdedores.

Fuente: http://www.expertosdelmultinivel.com

¿CUÁL ES TU VACA?

José Pardo

En base del libro del Dr. Camilo Cruz “La Vaca” 

Recientemente terminé de leer el libro del Dr. Camilo Cruz, La Vaca, sobre el cual deseo compartirles algunas de sus apartes:

Cuando le pregunto a cualquier persona si sufre de “excusitis”, generalmente me dice que no. Sin embargo, si les pido que tomen un día y, conscientemente cuenten las veces que dieron una excusa por algo, regresan aterradas de la cantidad de excusas que dan todo día y a todo momento. Así que toma el tiempo suficiente en este primer paso.

La Vaca como todas las obras del Doctor Cruz, muestra cómo, trabajando con objetivos específicos y con un plan de acción definido, se puede obtener resultados positivos e inesperados, logrando cualquier meta personal, profesional, o financiera que uno se proponga.

La vaca simboliza todo aquello que te mantiene atado a la mediocridad. Una vaca puede ser una excusa. Una vaca puede ser también un pensamiento irracional que te paraliza y no te deja actuar.

En ocasiones las vacas toman la forma de falsas creencias que no te permiten utilizan tu potencial al máximo.

Las justificaciones, por lo general, son vacas. Estas son explicaciones que has venido utilizando para justificar por qué estás donde estás, a pesar de que no quisieras estar ahí.

Las excusas son las vacas más comunes. Éstas no son más que maneras cómodas de eludir nuestras responsabilidades y justificar nuestra mediocridad buscando culpables por aquello que siempre estuvo bajo nuestro control.

Sólo tres cosas son ciertas acerca de las excusas:

1.    Si verdaderamente quieres encontrar una excusa, ten la plena seguridad que la encontrarás.

2.    Cuando comiences a utilizar esta excusa (vaca), ten la total certeza que encontrarás aliados. ¡Sí! Vas a encontrar personas que la crean y la compartan. Ellas te van a decir, “yo sé como se siente porque a mí me sucede exactamente lo mismo”.

3.    La tercera verdad acerca de las excusas, es que una vez las des, nada habrá cambiado en tu vida. Nada habrá cambiado acerca de tu realidad. Tu mediocridad seguirá ahí.

Las excusas son una manera poco efectiva de lidiar con el peor enemigo del éxito: La mediocridad.

Ejemplo de algunas de las vacas más comunes:

Las vacas vienen en varias categorías. A continuación quiero compartir algunas de las vacas más comunes que he encontrado. No las escribo aquí para que las adoptes, sino para que identifiques las tuyas y te deshagas de ellas. 

”Justificadoras de la mediocridad”:

Yo estoy bien… hay otros en peores circunstancias.

Odio mi trabajo, pero hay que dar gracias que por lo menos lo tengo.

No tendremos mucho, pero al menos no nos falta la comida.

La vacas de “la culpa no es mía”:

Para la poca educación que tuve no me ha ido tan mal. Lástima que mis padres no hubiesen tenido más visión.

Así era mi madre, lo mío es genético.

Lo que sucede es que no tuve profesores que me motivaran a salir adelante.

Las vacas de “las falsas creencias”:

Como mi papá era alcohólico, con seguridad para allá voy yo.

Pues yo no he querido tener mucho dinero porque el dinero corrompe.

Las vacas filosofales.

¿Qué se puede hacer? Unos nacieron con buena estrella y otros nacimos estrellados.

Cuando matas tus vacas aceptas la totalidad de la responsabilidad por tu éxito. Te conviertes en arquitecto de tu propio destino.

Querer triunfar, tener buenas intenciones y contar con grandes sueños, por sí sólo no conducirá el éxito.

Por cada gran idea o invención que terminó por cambiar la historia de la humanidad, han sido  miles de ideas que nunca se materializaron, porque aquellos que las concibieron y quizás desarrollaron un plan para su logro, nunca pusieron ese plan en movimiento. Esa fue su vaca: la falta de acción.  Así que echa a rodar tus planes. No te pares a pensar en todos los problemas que puedan surgir.

No permitas que la vida te pase de largo, libérate de tus vacas y cuídate de no engrosar las filas de aquellos que en la postrimería de sus vidas sólo pueden recordar con remordimiento y tristeza todas las oportunidades perdidas.

Te recomiendo la lectura completa de la obra en el cual encontraras  una lista completa  no solamente de las “vacas”  anteriores son también de Las vacas que buscan excusar lo inexcusable;  Las vacas del autoengaño; Las vacas de la impotencia. Lo importante no es ganar sino es haber tomado parte en el juego (¡Qué vaca!)

También el Dr. Camilo Cruz muestra en su obra ampliamente: 

Cómo identificar nuestras vacas;  los pasos para matarlas; cuales son las creencias que representan y como definir nuevos patrones de comportamientos. 

Fuente: http://librefinancieramente.wordpress.com

UNA TEORÍA MÁS SOBRE EL AMOR

María del Carmen Altuve 

Sostengo que el amor es antropófago, como nuestra naturaleza. Lo afirmo y lo compruebo. ÉL: Te extraño como a un sánduche de chancho. Claro está que para entender la magnitud del sentimiento del personaje es necesario despejar algunas variables. Tendríamos que preguntarnos, por ejemplo, cuánto le gusta a este hombre la carne de cerdo, si es su favorita, si la prefiere en fritada, en hornado o, de verdad con pan,  si la ingiere a menudo o no, si la come con cebolla o sin ella.

Con un poco de perspicacia es fácil darse cuenta de que solo se extraña lo que no se tiene cerca. Entonces, por algún motivo aún desconocido se intuye que los amantes están separados. Qué tipo de distancia mantienen, eso es lo que toca descubrir. Si ese te extraño proviene de echar de menos a alguien o algo, sentir su falta, creo que la pareja va por buen camino, la separación podría ser solo circunstancial y los kilómetros pueden aumentar su pasión. En este caso, son ambos los que deciden trabajar o no el recorrido hacia su encuentro. Sin embargo, si el te extraño se produce porque uno de los dos ha cometido contra el otro la acción de apartar, privar a alguien del trato y comunicación que se tenía con él el asunto ya no es tan fácil, lo más probable es que haya algún herido. Y la experiencia ha demostrado que las cicatrices, aunque cerradas, siempre serán la memoria de un dolor. Parece que la Real Academia dificulta la resolución del problema, por eso, es mejor limitarse a resolver una interrogante: ¿a ELLA le gustará el sánduche de chancho?

Sin duda, su respuesta al piropo recibido será de mucha ayuda para demostrar mi hipótesis. ELLA: Eres el camarón de mi ceviche. Está enamorada y para confirmar la veracidad de su amor resulta urgente indagar si la mujer es alérgica a este marisco (amar es no exponerse a intoxicaciones), con cuánta frecuencia lo ingiere, si le gusta más el ceviche con salsa roja o con jugo de limón, si sabe prepararlo, si siempre escribe ceviche con v o también lo hace con b, si en realidad está segura de que el ceviche es ecuatoriano (¿o cree que es peruano?)

Es necesario observar: si ambos coinciden con el asunto de la cebolla la relación no puede tener mejores augurios.

Como el tiempo es corto no voy a explayarme ahora con las posibles connotaciones del presente del verbo ser conjugado en la segunda persona del singular. En el amor, como en otros temas, se es y nada más.

Eso sí, mucha atención si entre los gustos culinarios de la pareja aparecen las ostras como menú de cada día. Tarde o temprano habría conflicto, el asunto se volvería más delicado y podría ser una mala señal,  ya que es de dominio público que estas son succionadas por sus comensales hasta que ya no queda ni un rastro de ellas. Pero también hay ostras que jamás logran abrirse (perdón, esa fue una digresión)Ahora ÉL: Mi pancito de yuca, solo quiero decirte que te amo… Tu yogurt. A estas alturas, considero que ya no es pertinente tratar de descifrar si la mujer está demasiado blanca o almidonada, si es rechonchita o si huele a queso. Prefiero confiar en que ella sí toma yogurt. 

POSIBLES DESENLACES PARA UN AMOR CULINARIO. El encuentro. 1.- ELLA y ÉL se confunden en un solo abrazo y caen rodando por las calles hasta llegar al restaurante más cercano. 2.- Ambos engordaron demasiado y ya no pueden reconocerse. 3.- El infaltable final feliz: ÉL y ELLA terminan devorándose el uno al otro, como muchas parejas, como todos los antropófagos. 

Texto trascrito con la autorización de la autora. 

Fuente: http://www.solocrecer.com

EL NIÑO Y EL SABIO

Augusto Cury 

Un día, un niño se paró ante un pensador y le preguntó:

– ¿De qué tamaño es el universo?

Mientras le acariciaba la cabeza, el hombre miró hacia el infinito y respondió:

– El universo tiene el tamaño de tu mundo.

Confuso, el niño indagó otra vez:

– ¿Y de qué tamaño es mi mundo?

Y el pensador le respondió:

– Tiene el tamaño de tus sueños. 

Si tus sueños son pequeños, tu visión será pequeña, tus metas serán limitadas, tus blancos serán diminutos, tu camino será estrecho, tu capacidad de soportar las tormentas será endeble.

Shakespeare dijo que “cuando se divisan nubes, los sabios visten sus mantos”. ¡Sí! La vida tiene inevitables tempestades. Cuando sobrevienen, los sabios preparan sus mantos invisibles: protegen su emoción usando su inteligencia como paredes y sus sueños como techo.

Los sueños infunden sentido a la existencia. Si los tuyos son frágiles, tu comida no tendrá sabor, tus primaveras no tendrán flores, tus mañanas no tendrán rocío, tu emoción no tendrá romances. 

Fuente: http://www.eresuniversitario.com

Archivos