Day

Mayo 23, 2007



LA CANCIÓN, SU CANCIÓN

LA CANCIÓN, SU CANCIÓN 

Tolba Phanen
(poeta africana y luchadora por los derechos civiles de las mujeres)

Cuando una mujer de cierta tribu de África sabe que está embarazada, se interna en la selva con otras mujeres y juntas rezan y meditan hasta que aparece la canción del niño. Saben que cada alma tiene su propia vibración que expresa su particularidad, unicidad y propósito. Las mujeres entonan la canción y la cantan en voz alta. Luego retornan a la tribu y se la enseñan a todos los demás.

Cuando nace el niño, la comunidad se junta y le cantan su canción. Luego cuando el niño comienza su educación, el pueblo se junta y le canta su canción.

Cuando se inicia como adulto, la gente se junta nuevamente y canta.

Cuando llega el momento de su casamiento, la persona escucha su canción.

Finalmente, cuando el alma va a irse de este mundo, la familia y amigos se acercan a su cama e igual que para su nacimiento, le cantan su canción para acompañarlo en la transición.

En esta tribu de África hay otra ocasión en la cual los pobladores cantan la canción. Si en algún momento durante su vida la persona comete un crimen o un acto social aberrante, se lo lleva al centro del poblado y la gente de la comunidad forma un círculo a su alrededor. Entonces le cantan su canción.La tribu reconoce que la corrección para las conductas antisociales no es el castigo; es el amor y el recuerdo de su verdadera identidad.“Cuando reconocemos nuestra propia canción ya no tenemos deseos ni necesidad de hacer nada que pudiera dañar a otros.
Tus amigos conocen tu canción y te la cantan cuando la olvidaste.
Aquellos que te aman no pueden ser engañados por los errores que cometes o las oscuras imágenes que muestras a los demás.”

“Ellos recuerdan tu belleza cuando te sientes feo; tu totalidad cuando estás quebrado; tu inocencia cuando te sientes culpable y tu propósito cuando estás confundido.”

“No necesito una garantía firmada para saber que la sangre de mis venas es de la tierra y sopla en mi alma como el viento, refresca mi corazón como la lluvia y limpia mi mente como el humo del fuego sagrado” 

Fuente: http://www.elistas.net

Un Desafío para su Vida

Un Desafío para su Vida

Zig Ziglar 

En numerosas ocasiones nos hemos sentido sin deseos de hacer lo que debíamos, pero como nos habíamos comprometido a realizar la tarea, nos arrastramos fuera de la cama y nos presentamos al trabajo. Lo que resulta interesante es que pronto somos cautivados por lo que estamos haciendo, y olvidamos todo lo relativo a no sentirnos bien y nuestro rendimiento es excelente.

Luego de dar esos pasos, tuvimos deseos de realizar la tarea. Lo que vale la pena destacar es que la motivación viene después de la acción y no a la inversa.

Recuerde:
Cuando haga lo que debe hacer en el momento que deba hacerlo, llegará el momento en que pueda hacer aquello que desea hacer en el momento que desee hacerlo.El diccionario dice que un objetivo es un propósito. Es un plan. Es algo que usted espera hacer. Quien quiera que sea usted, en donde quiera que esté y lo que haga, debe tener objetivos y la única manera de alcanzarlos es trabajando disciplinadamente. Las madres deben tener objetivos; los vendedores, médicos y atletas también deben tenerlos. Con objetivos definidos, usted libera su propia energía y comienzan a suceder cosas.

¿Puede imaginar a sir Edmund Hillary, el primer hombre que conquistó el monte Everest, explicando cómo pudo lograr tal hazaña? Imagíneselo diciendo algo así como: “Bueno, la verdad es que yo salí a dar una caminata un día cuando repentinamente me di cuenta que sin proponérmelo había llegado a la cumbre de la montaña más alta del mundo.” Suena absurdo, ¿no es cierto?

¿O puede imaginarse al presidente de la junta directiva de General Motors explicando que había conseguido ese puesto debido a que todos los días llegaba a trabajar y que lo promovieron sucesivamente hasta que un día llegó a ser presidente de la junta? Es ridículo – desde luego – pero no más ridículo que el razonamiento suyo diciendo que usted puede lograr cualquier cosa significativa sin tener objetivos específicos y trabajar disciplinadamente en ellos hasta alcanzarlos.

Mire hacia dónde quiere dirigirse, pero no cambie la decisión de seguir adelante. Usted es el único que puede fijar sus metas en la vida y la disciplina es una opción que le va a ayudar a no perder el Norte que se ha propuesto encontrar. 

Fuente: http://www.liderazgoymercadeo.com

LOS CUATRO ACUERDOS DE LA SABIDURÍA TOLTECA

LOS CUATRO ACUERDOS DE LA SABIDURÍA TOLTECA  

Dr. Miguel Ruiz 

1. No supongas.

  • No des nada por supuesto.
  • Si tienes duda, aclárala.
  • Si sospechas, pregunta.
  • Suponer te hace inventar historias increíbles que sólo envenenan tu alma y que NO TIENEN FUNDAMENTO.

2.- Honra tus palabras.

  • Lo que sale de tu boca es lo que eres tú.
  • Si no honras tus palabras, no te estás honrando a ti mismo; si no te  honras a ti mismo, no te amas.
  • Honrar tus palabras es honrarte a ti mismo, es ser coherente con lo que  piensas y con lo que haces.
  • Eres auténtico y te hace respetable ante los demás y ante ti mismo.

3. Haz siempre lo mejor que puedas.

  • Si siempre haces lo mejor que puedes, nunca podrás recriminarte nada o arrepentirte de nada

4.- No te tomes NADA personal.

  • Ni la peor ofensa.
  • Ni el peor desaire.
  • Ni la más grave herida, debes tomarlo personal.
  • Quien te ofende tiene un veneno que descarga contra ti, por no saber cómo   deshacerse de él.
  • En la medida que alguien te quiere lastimar, en esa medida  ese alguien se lastima a sí mismo.  Pero el problema es de Él y no tuyo.

Según la tradición Tolteca, poniendo en práctica estos 4  acuerdos tu vida  puede cambiar, siempre y cuando seas impecable con  ello. En la medida que alguien te quiere lastimar, en esa medida ese alguien se lastima a sí mismo. Pero el problema es de Él y no tuyo.

 Fuente: http://www.amdem.org

 

UN HOMBRE RICO

UN HOMBRE RICO 

Harvey Mackay 

Cuando era chico, recuerdo que un amigo de mi padre, Bernie, era un próspero mayorista de fruta y verduras, y todos los veranos, cuando llegaban las primeras sandías, Bernie nos llamaba.  Papá y yo íbamos al depósito de Bernie ubicado junto a la playa, y nos sentábamos en el borde del muelle, con los pies colgando.  Bernie traía su machete, abría nuestra primera sandía, nos alcanzaba a ambos un gran pedazo y se sentaba junto a nosotros.  Entonces enterrábamos la cara en la sandía, comíamos sólo el corazón -la parte más roja, jugosa, firme, y libre de semillas- y tirábamos el resto. Bernie era lo que mi padre consideraba un hombre rico.  Siempre pensé que se debía a que era un hombre de negocios de mucho éxito.  Años después, me di cuenta de que aquello que mi padre admiraba en la riqueza de Bernie era que éste sabía cuándo dejar de trabajar, reunirse con amigos y comer sólo el corazón de la sandía.
Lo que aprendí de Bernie, es que ser rico es un estado de ánimo.  Algunos de nosotros, al margen de cuánto dinero tengamos, nunca seremos lo bastante libres como para comer sólo el corazón de la sandía.  Otros son ricos sin tener más que un cheque de su salario por delante.  Si uno no se toma el tiempo para dejar que los pies cuelguen sobre el muelle y disfrutar de los pequeños placeres, su carrera probablemente será abrumadora.

Durante muchos años, me olvidé de esa lección que aprendí de chico en el muelle de carga.  Estaba demasiado ocupado haciendo todo el dinero que podía.  Bueno, la volví a aprender.  Tengo tiempo para alegrarme con los éxitos de los demás y para disfrutar del día.  Ése es el corazón de la sandía.  He aprendido a arrojar el resto. 
 

¡Por fin soy un hombre rico! 

Fuente: http://planetarelatos.com

A LAS PUERTAS DEL INFIERNO

A LAS PUERTAS DEL INFIERNO 

Osho

Neo Tarot(36) 

Recuerda que en cada momento tú tienes la elección de estar en el cielo o en el infierno. Si no eres consciente estás en el infierno. Depende de ti. 

Hakuin, el Maestro Zen, es una de las raras flores. Un guerrero fue a él, un samurai, un gran soldado, y le preguntó: `¿Existe el infierno? ¿Existe el cielo? Si el infierno y el cielo existen, ¿dónde están las puertas? ¿Por dónde entro?

Era un guerrero simple. Los guerreros siempre son simples, sin astucia en sus mentes, ni aritmética. Sólo conocen dos cosas: la vida y la muerte. No había venido a aprender ninguna doctrina; quería saber dónde estaban las puertas, así podría evitar el infierno y entrar en el cielo. Y Hakuin le respondió en una manera que sólo podía comprender un guerrero.

Hakuin le dijo: `¿Quién eres?` El guerrero respondió: `Soy un samurai`.

Produce mucho orgullo ser un samurai en el Japón. Significa ser un guerrero perfecto, un hombre que no vacilará un sólo instante en dar su vida. Dijo: `Soy un samurai, soy un líder de samurais. Aún el emperador me debe respeto`.

Hakuin rió y le dijo: `¿Tú, un samurai? ¡Pareces un mendigo!`

Su orgullo estaba herido. El samurai olvidó para qué había venido. Desenvainó su espada y estuvo a punto de matar a Hakuin.

Entonces Hakuin rió y le dijo: `Esta es la puerta del infierno. Con esta espada, esta ira, este ego, acá se abre la puerta`.

Esto es lo que un guerrero puede entender. El samurai entendió inmediatamente. Volvió a poner la espada en su vaina… y Hakuin dijo: `Acá se abren las puertas del cielo`.

El infierno y el cielo están dentro de ti. Ambas puertas están dentro de ti. Cuando te conduces inconscientemente, allí está la puerta del infierno; cuando estás alerta y consciente, allí está la puerta del cielo. La mente es el cielo, la mente es el infierno, y la mente tiene la capacidad de convertirse en ambos. Pero la gente continúa creyendo que todo se halla en algún lugar afuera… El cielo y el infierno no están al final de la vida, están aquí y ahora. A cada momento se abre la puerta… en un solo instante puedes ir del infierno al cielo, del cielo al infierno.   

Raíces y Alas (pp. 82-98)                                     Fuente: http://www.satyam.com.ar

Archivos